Momento cero de la ciudadanía digital

Por Ernesto Liceda,
profesor de Derecho Informático y Delitos Informáticos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP

Ernesto Liceda
Ernesto Liceda

En diversas disciplinas, desde la investigación criminal al marketing, se utiliza el concepto de “momento cero” como representativo de aquel acontecimiento que marca un cambio total en la situación que se venía transitando.  Así el momento cero en marketing sería aquel en el que, luego de buscar, consultar y comparar, el consumidor decide y realiza la compra de un producto o servicio.  En una investigación criminal, por ejemplo, sobre delitos informáticos, sería el momento en el que el investigador encuentra (sea por propia pericia o por error del ofensor) una pista que permite encausar o dirigir la investigación para dar con el delincuente. Podemos ver que en ambos casos la denominación “momento cero” no se vincula directamente con el comienzo efectivo del camino sino con el punto de inflexión que genera un cambio trascendental.

El motivo de la extensa introducción se debe a que finalmente, y luego de mucho camino recorrido, podemos decir que la provincia de Buenos Aires alcanzó su momento cero en materia de gobierno electrónico al sancionarse el “Plan Integral de Ciberseguridad” mediante el decreto 8/2021.

Sí bien es cierto que los avances en gobierno electrónico en la Provincia se vienen dando desde hace ya muchos años, a modo de ejemplo podemos pensar en la implementación del GEDEBA, el portal de trámites y varios otros, también es cierto que la Provincia no contaba con una normativa centralizada, pensada por y desde la Provincia, en materia de protección de sus (nuestros) activos informáticos.

Es evidente que la mejora en el manejo y cuidado de la información de los habitantes por parte del Estado se traduce en una mejor ciudadanía: por un lado mejora la calidad de los datos personales en las bases de datos provinciales y también porque coadyuva a generar confianza en la relación Estado/ciudadano. Esto reviste una particular importancia en el momento histórico que estamos atravesando donde el Estado, para poder desarrollar distintas estrategias para combatir la pandemia, debe contar, en forma legal y con los debidos cuidados, con una multiplicidad de datos personales (algunos de ellos sensibles) de la población.

La creación del plan es un gran paso en materia de ciberseguridad, pero es claro que ahora viene lo más difícil, su implementación.

Dada mi profesión deseo fervientemente que el Poder Judicial se sume a esta iniciativa ya que, como quedó demostrado en el artículo “La Dignidad y la Digitalización del Poder Judicial” publicado en el suplemento de Derecho y Tecnología de esta revista (http://neurona-ba.com/suplemento-derecho-y-tecnologia/), en esos aspectos tiene mucho trabajo por delante.