SaaS y SAS

SAS The Power to know
SAS The Power to know

Hemos visto desaparecer empresas que hace poco eran tremendamente exitosas. La actualización tecnológica ocurre vertiginosamente y los riesgos de quedar afuera por no ser suficientemente eficientes son genuinos.

En cada cambio es fundamental realizar, al inicio de cada proyecto, una serie de tareas que llevan mucho tiempo y deben completarse antes de sacar provecho de la solución. Es prioritario disponibilizar los servidores; entregar, ejecutar y validar los Pre-Requisitos; instalar la solución y
realizar la integración con el sistema de autenticación.

Aparecen en escena la computación en la nube, las nubes públicas y la posibilidad de adquirir Software como un Servicio (SaaS). Y, con ellos, las promesas de eliminar la necesidad de adquirir servidores, instalar y ajustar la nueva aplicación al ecosistema del centro de cómputos local; delegar en otro las tareas de administración. La disponibilidad pasa a ser responsabilidad del proveedor de software. Se acortan los tiempos, se minimizan los riesgos y se reduce la cantidad de roles requeridos.

¿Demasiado bueno para ser verdad? Respondemos: “depende”, porque para cada área de cada organización las respuestas pueden ser distintas. La estrategia global en relación con el uso de SaaS y nubes públicas debe respetar y atender las necesidades de cada una.

En este escenario, aparecen soluciones para el uso de analytics en la nube, como SAS® Machine Learning on SAS® Analytics Cloud, un ejemplo concreto de las ventajas que otorga un modelo SaaS en una nube pública para la implementación de un proyecto de inteligencia artificial.

Por otro lado, para la gestión de interacciones con los clientes o ciudadanos, del sector privado o sector público, existe la posibilidad de realizar una gestión totalmente centrada en la persona, que permite la configuración de un conjunto de actividades anidadas, en las que pueden combinarse dentro de la misma herramienta la gestión en canales digitales (e-mail, apps, sitios web) y lo relacionado con canales tradicionales (telefónico, sucursales, puntos de venta, oficinas de atención, etc). Hay experiencias totalmente personalizadas a través de SAS Customer Intelligence 360.

Ninguna tecnología constituye en sí misma una razón para transformarse. Es el valor o beneficio por obtener a partir del cambio lo que justifica la actualización.

Por Ana Hidalgo
Gerente de Asesoría al Cliente en SAS, Cono Sur.

Deja un comentario